Calendario
Noviembre 2019
LMMJVSD
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 
Eventos
16

Título: Rostro e identidad en la Bibla

Autor: Juan Calvín

 

Programa Talleres Breves 2019-2020

 

 

 

Facebook del Taller Teológico

 

Canal Youtube del Taller Teológico

 

Canal de Ivoox de Taller teológico

Una mirada al último Taller Breve en Madrid
24-09-2012

El pasado sábado 22 tuvimos en Madrid el Taller Breve que inaugura el calendario de los TTBB de este año. Estrenábamos nuevo escenario, dado el cambio de la sede donde hasta ahora hemos celebrado nuestros Talleres, e incorporábamos algunas novedades. Como toda buena inauguración, los minutos previos a que empezara el Taller estuvieron llenos de prisas para ultimar los detalles de último momento…  A medida que más gente llegaba, más sillas teníamos que ir sacando, hasta superar finalmente la treintena, el número de participantes de varias denominaciones y procedencias que asistimos al Taller. ¡Un excelente inicio de actividades!

 

Nuestro primer Taller estuvo dedicado al arte de la homilética, es decir, a la predicación, y para guiarnos en este tema contamos con el buen hacer de Ekkehard Heise, pastor de la iglesia luterana de Hamburgo y doctor en Teología. De la Palabra a las palabras era el título encabezaba el Taller, y empezamos por tomar nota de que la Palabra en las palabras de la predicación no nace sencillamente de la repetición de un texto bíblico, sino de la sensibilidad que tengamos para leer la realidad desde las gafas con las que nos proveen los textos bíblicos: «La predicación», dijo Ekkehard, «no nace en el escritorio del predicador o predicadora, sino en las noticias del periódico», en la parada del bus, en el trabajo, al dar un paseo por el parque… En este sentido, la predicación no consiste tanto en sembrar como en cosechar los frutos, en recoger los instantes en los que Dios se hace presente en nuestro entorno, a menudo en los más nimios detalles. El predicador, pues, no es mediador de la Palabra, sino testigo de su actuación. Y como tal, su predicación debe instalarse en el indicativo, no en el imperativo: debe predicar para la esperanza, no moralizar con el «debemos».

 

 

Concluido este primer punto, fuimos desglosando los pasos necesarios para construir una buena predicación, con el objetivo de que cada uno de nosotros saliera del Taller con una predicación prácticamente ya elaborada. Tratamos de la elección del texto y de la conveniencia de los leccionarios para evitar caer siempre en los textos que personalmente más nos llaman la atención y hablamos del buen hábito de cotejar diversas versiones bíblicas para hacernos una mejor idea del pasaje con el que queremos trabajar. También es importante tener en cuenta el momento del año litúrgico en el que vamos a predicar y, especialmente, el auditorio al que va dirigida nuestra predicación: si es una congregación pequeña o grande, si hay más gente joven que mayor, qué tipo de educación han recibido los oyentes, etc.

 

A continuación, empezamos a trabajar con los tres textos bíblicos que Ekkehard nos propuso, haciendo resaltar primero las palabras y elementos que nos llamaban la atención y luego identificando cuestiones de calado más teológico. Aprendimos también la importancia de formular nuestra idea central en una sola frase y a organizar la predicación alrededor de ella. Para desarrollar la predicación, vimos que existen diversos métodos: la tradicional homilía que desglosa versículo por versículo el texto, el conocido desarrollo en tres pasos, el menos del aprendizaje (que consta de cinco pasos) y algunos otros más. Finalmente, también aprendimos la importancia de saber manejar ciertos recursos “especiales”,  siempre destinados a reforzar el punto central de la predicación: una narración o un diálogo entre personajes, contar una parábola pero al revés, usar objetos para ilustrar lo que queremos decir, canciones, etc. Al finalizar el Taller, efectivamente cada uno de nosotros salió con una predicación casi elaborada y con las pautas claras para construirla de la mejor manera posible.

 

Entre cafés y galletas, charlas, buen ambiente, muchos re-encuentros y abrazos después del verano transcurrimos las cuatro horas de un Taller que marca una excelente vereda para lo que está por venir. ¡Esperamos veros en el próximo!