Calendario
Noviembre 2019
LMMJVSD
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 
Eventos
16

Título: Rostro e identidad en la Bibla

Autor: Juan Calvín

 

Programa Talleres Breves 2019-2020

 

 

 

Facebook del Taller Teológico

 

Canal Youtube del Taller Teológico

 

Canal de Ivoox de Taller teológico

Así pasamos el sábado el Alicante
24-10-2013

En Alicante, en los locales de la IEE, casi una treintena de personas  asistieron a la celebración del primer Taller Breve del curso, con el tema “Interpretar las Escrituras y Escuchar la Palabra”, bajo la dirección del pastor y profesor Pedro Zamora.
Comenzamos con una pregunta clave: «‘Sagradas Escrituras’ y ‘Palabra de Dios’ ¿son una y la misma cosa?» Para responder esta pregunta acudimos al libro de Habacuc, del que obtuvimos dos observaciones fundamentales: la primera, «‘Las Sagradas Escrituras’ son fruto del largo y azaroso diálogo de Dios con su pueblo mantenido por una tenaz acción del Espíritu», y la segunda, «‘La Palabra de Dios’ es la expresión de la voluntad íntima de Dios, plasmada en su diálogo con el ser humano». De estas dos observaciones resultan dos implicaciones hermenéuticas: la primera, que «‘Las Sagradas Escrituras’ no tienen una naturaleza propia ajena al fenómeno humano que garantice su ‘divinidad’ y por
tanto la racionalidad de su mensaje o la fuerza transformadora de su mensaje»; y, por lo tanto, y esa sería la segunda implicación, «‘Escuchar la Palabra de Dios’ en las Sagradas Escrituras requiere entrar en el mismo proceso dialógico que les ha dado luz». En definitiva, «Escuchar la Palabra es iniciar un largo y azaroso diálogo con Dios.». A partir de este momento, el profesor Pedro Zamora comenzó a introducirnos en los caminos de la “Lectura Orante de las Escrituras” recorriendo los “4 escalones de la Lectio Divina”: Lectura (de las Escrituras, analizándolas, repitiéndolas, ubicándolas en el contexto histórico y canónico), Meditación (Interiorización de lo leído, actualización temática y contextual), Oración (entrar en diálogo con Dios y aceptar el debate que nos propone, incluso el cuestionamiento de Dios); y la Contemplación (que nada tiene que ver con una simple introspección psicoanalítica o con una capacidad visionaria, sino con el asentamiento de la Palabra de Dios en la persona y la iglesia. Se trata de la acción desde la visión adquirida, que nos ha de llevar a un cambio de estilo de vida)
Fueron cuatro horas intensas e interesantes, que aportaron a todos elementos de reflexión y pistas para seguir caminando. Todos los asistentes quedamos emplazados para el siguiente Taller Breve en nuestra ciudad.