Calendario
Noviembre 2019
LMMJVSD
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 
Eventos
16

Título: Rostro e identidad en la Bibla

Autor: Juan Calvín

 

Programa Talleres Breves 2019-2020

 

 

 

Facebook del Taller Teológico

 

Canal Youtube del Taller Teológico

 

Canal de Ivoox de Taller teológico

"Libertad en la creación de Dios": nuestro último Taller en Madrid
25-06-2014

"Gn. 1-2- Libertad en la creación de Dios" fue el Taller Breve que Avelino Martínez nos ofreció este pasado sábado en Madrid. Gn. 1-2 era precisamente el tema con el que habíamos abierto en septiembre el ciclo anual de Talleres, por lo que este vino a cerrarlo llevándonos otra vez allí donde habíamos empezado, si bien con otros contendios y persepctivas.

 

Iniciamos pues el Taller poniéndonos un poco en contexto, prestando especial atención a la expresión "bere'shit bara'", la formulación hebrea que traducimos como "Al prinicipio de la creación" o "Cuando Dios, en el prinicipio, creó los cielos y la tierra...". Vimos asimismo que en realidad el texto no afirma la creación "ex nihilo" (de la nada), sino que contempla más el acto de creación de Dios como uno de ordenación. Ciertamente, la creación de la nada es algo que el pensamiento cristiano (y no judío, no al menos hasta casi la era cristiana) propuso y elaboró. Seguimos entonces tomando nota de la discrepancias en el "orden de la creación" que sigue el relato del Génesis por días con el orden establecido por la cronología geobiológica. En este punto, nos convertimos en "escritores bíblicos" y se nos invitó a redactar algunos versículos de estos capítulos del Génesis desde distintas perspectivas: una que adjudica la creacion directa a Dios, otra sólo a la evolición y otra que intentara combinarlas.

 

Otro ejericio muy sugerente fue tomar nota de que una lectura filológica del texto, muy pegada al texto hebreo literal, no permite afirmar que es Dios es el que crea y determina, si por creación entendemos la literalidad del relato del Génesis. La del Génesis no es una creación unilaleral y dictada por él mismo, sino una que se abre a la participación de la misma. Así pues, Dios "no hace brotar" la vida, sino que es la tierra o el mar los que hacen brotar o proliferar la vida (cf. Gn. 1,11-12; 20-21; 24-25). Dios dota pues de libertad a la creación para que se desarrolle por sí misma. En realidad, la creación de Dios implica una primera autolimitación de éste, pues Dios crea en libertad y autodeterminación, asumiéndola en sus criaturas.

 

 

Precisamente, el de libertad fue un eje fundamental en este Taller, pues efectivamente la revelación de Dios al pueblo hebreo se produce en un contexto de liberación (Dt. 26, 5-9). Incluso la narración de la creación en Génesis arranca en esta expriencia de liberación histórica que marcará dinámicamente el devenir del pueblo judío. Tal como decía pues Von Rad, "la creación pertenece a la etiología de Israel", esto es, a la historia de los orígenes de Israel, tal como muestra el trabajo editorial que sufrió el texto en los años en torno al Exilio. Por eso, no deberíamos leerlo como un texto que narra objetivamente los procesos que dieron origen al universo y a la vida, ni buscar en ellos una cronología del desarrollo de la misma.

 

 

Es más, la libertad y auodeterminación con la que Dios dota al ser humano no se limitan solamente al horizonte antropológico, sino que, como hemos dicho, es algo también propio de la naturaleza y, por tanto, de sus procesos fisco-biológicos. Éstos, efectivamente, obedecen a leyes deterministas, pero también están sujetos al mismo grado de libertad del que goza el ser humano. Esto desde luego es un buen punto de partida para pensar la cuestión de la teodicea y de los desatres naturales, por ejemplo.

 

Podéis descargaros la presentación que usamos en el Taller clicando aquí.

 

 

Este Taller ha sido no sólo el último de este año en Madrid, sino también el último de Marita y Rainer, quienes durante cuatro años han formado parte del equipo del Taller y han ayudado a desarrollarlo y hacerlo crecer desde aquella nueva etapa que emprendíamos en el año 2010. Fue pues un momento también de sincero agradecimento y despedida, no sólo por su trabajo, sino por su energía, personalidad y buen hacer. Todo ello ha sido una  aportación esencial que ha hecho del Taller lo que es hoy en día: un ministerio de servicio a las iglesias que se ha consolidado como una oferta de calidad pedagógica. Desde aquí, les deseamos lo mejor en esta nueva etapa de vida que empiezan, repleta, sin duda, de las bendiciones de Dios.